Tratamientos corporales y faciales con polvo de diamantes

Los tratamientos corporales y faciales tienen una larguísima historia y es que las personas se han preocupado por su aspecto físico desde tiempos inmemorables. Como se puede presuponer, los tratamientos corporales y faciales han sido muy imaginativos y han usado los productos más variados. Por ejemplo, en la Antigüedad se utilizaban serpientes y aún hoy se emplean en un centro de belleza situado al norte de Israel. En este caso se piensa que el hecho de que serpientes no venenosas recorran nuestro cuerpo tiene propiedades relajantes y favorece la circulación sanguínea.

Pero en esta ocasión nos referiremos a otra técnica no menos curiosa: los tratamientos corporales y faciales con polvo de  diamante. Para ser más específicos, Ainhoa tiene esas cremas.

En los tratamientos corporales y faciales con diamantes, los microcristales (partículas verdaderamente minúsculas) son propulsados a una elevada velocidad sobre toda la superficie de la piel que se desea tratar, fundamentalmente aquella más desgastada, proporcionando resultados de manera natural.

Estos microcristales penetran en la piel para atacar el acné y los puntos negros pero posteriormente se disuelven sin dejar ningún tipo de cicatriz. Además, la persona no experimentará dolor ni efectos secundarios.

Este tratamiento se utiliza para: eliminar las líneas finas, cicatrices y las arrugas de la piel, los puntos negros y el acné, para cerrar los poros abiertos, eliminar manchas cutáneas, disminuir la piel congestionada así como para darle una nueva vitalidad a la piel

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *